Cine para ver/leer a solas.

/ 23 jul. 2015 /
Pienso que el cine argentino, lo bueno que tiene es la simpleza. Lo que me gusta del cine argentino que he visto, son los finales. Tienen ese gustito a poco, te mantienen esperando toda la película algo que finalmente no pasa. Te dejan esa sensación de después de una noche de fiesta donde tuvo que pasar algo con él, pero no pasó y vuelves a casa cuando ya es de día y recuerdas por qué era que te deprimían los amaneceres, pero no puedes decírselo a nadie. El tiempo no perdona las oportunidades perdidas, el final llega de improviso, una escena muda, la pantalla fundida a negro, y los créditos que pasan tan rápido que no alcanzas a recuperarte del desconcierto ni siquiera para leer el nombre del actor que te gustó, y esa musiquita de rock latino independiente, depresivo y adolescente sonando dentro y fuera de ti.
Ese es el cine y los finales que te gustan, luego buscas las bandas sonoras y las escuchas una y otra vez hasta convencerte de que tu vida sería la mejor película que nunca se ha hecho.
Ya sola en una tarde cualquiera piensas que te gusta más el cine argentino desde que supiste que a él también le gustaba, y escribes sobre el cine argentino sólo como excusa para que, si estás de suerte, él, en un arranque de azar, decida leer precisamente esta entrada y deduzca de qué forma pensabas en él y, si es inteligente, consiga verse, al fin, en todo lo que le escribiste y murió olvidado, en el silencio cobarde de los poetas.

0 Comentarios:

 
Copyright © 2010 acercame, All rights reserved
Design by DZignine. Powered by Blogger