Baile de máscaras

/ 3 dic. 2008 /
A: Nos conocimos en un puente, donde se cruzan las miradas de todos los pasajeros ausentes de este lugar rara vez para mirarse. Él ya me conocía, dijo que me había seguido muchas veces en secreto…

X: Continúa por favor…

A: Me invitó a una fiesta. Yo sabía que no debía ir, mi madrina me recordaba a menudo la antigua transformación del hombre-sapo. Pero yo procurando que nadie sospechase, seguía manteniendo mi rebeldía infantil inspirada en los sueños que cogía del aire en las tardes de miradas absortas en la torre más silenciosa del castillo…

(silencio)

X: Cuéntame ¿qué pasó luego…?

A: Esa noche su majestad papá tenía un banquete importante, y yo aproveché para escaparme al jardín al anochecer. Entonces él apareció de entre las sombras de los mirtos.

Y cogió mis manos….

(llora)

X: Tranquila… cuéntame que pasó en seguida, tu testimonio es muy importante.

A: Yo estaba feliz porque era la primera vez que un príncipe legítimo se enamoraba de mi… entonces me llevó al baile donde todo sucedió.

No era un baile normal, él me mintió, era un baile de máscaras…. Todo fue mentira, él nunca fue un príncipe, era el simple hijo de la gorda cocinera, pero se creía noble porque había crecido en los jardines junto al verdadero príncipe.

Me mintió…

Me mintió…

Luego no sé cuanto tiempo pasó, desperté cuando mi sangre dibujaba ténues zurcos en la hierba fría del camino abandonado.
Es todo lo que recuerdo. Me asesinó. Y se fue.
Simplemente se fue.

2 Comentarios:

{ giovanni } on: 4 de diciembre de 2008, 3:09 dijo...

Sin embargo el yo narrador está más presente, más viva, que el príncipe falso.

La iglesia podría ser una iglesia holandesa (o alemana).

{ María Nadie } on: 8 de diciembre de 2008, 10:19 dijo...

Que bueno lo que escribes.
buena toma de la iglesia lutarana


mis saludos

 
Copyright © 2010 acercame, All rights reserved
Design by DZignine. Powered by Blogger