Miedos terribles

/ 20 jul. 2008 /
Hoy: Dirección equivocada

Mi miedo terrible número dos aparece cuando voy a cruzar la calle (alguna calle de sentido único, o sino no resulta). Generalmente atravesar una calle de este tipo es más sencillo que hacerlo en una avenida o una calle pricipal con circulación en ambos sentidos, pues significa poder llegar a la acera de enfrente sin necesidad de mucha precaución, o bien, permite el lujo de cruzar en la mitad de la cuadra sin que ello sea una hazaña griega ni una acción demasiado temeraria del peatón irresponsable. Mi temor entonces, cuando estoy a punto de arrojarme a la calzada, luego de haberme serciorado por completo de que no venga ningún automóvil cerca (en la calle de un sólo sentido), es que de pronto, un conductor forastero, por error, cosa muy común en mi pueblo natal, conduzca en sentido opuesto al establecido por la señalización. Y yo, logicamente, preocupada de observar sólo hacia la única dirección desde donde deben aparecer los vehículos, sea violenta y excepcionalmente atropellada por el ingenuo, o idiota visitante. Destinada a permanecer por mucho tiempo en los anales del diario local y en la memoria colectiva popular de los curiosos, como la única persona en el mundo, que murió atropellada por un idiota que conducía en la dirección equivocada.

3 Comentarios:

{ migue } on: 20 de julio de 2008, 13:07 dijo...

lamentablemente el uso de la optimizacion no puede ser positivo en un contexto donde estan involucrados un cuerpo mediano de masa blanda a poca velocidad y otro grande de masa dura a mayor velocidad, sobretodo cuando el de masa dura es conducido por otro de masa blanda

{ Denisse } on: 12 de agosto de 2008, 1:13 dijo...

Reconozco que comparto ese miedo contigo, quizá el hecho de venir de un lugar donde hayan pocos autos y más vacas, más pasto y menos cemento. Pero un día, crucé sin siquiera pensarlo, una calle muy concurrida, a las 3 de la mañana di algunos pasos que pudieron haber acabado con mi corta vida, quizá fue alarmante, pero me sentí tan libre, tan plena, que hoy ya ni miro los semáforos.Creo que volvería a hacerlo.

Me gustó eso de "la única persona en el mundo, que murió atropellada por un idiota que conducía en la dirección equivocada." suena chistoso.

Saludos

{ RoccØ } on: 26 de octubre de 2008, 6:46 dijo...

Uno de mis miedos es tener una muerte absurda. Una muerte como la que describes calificaría como absurda. Saludos...

 
Copyright © 2010 acercame, All rights reserved
Design by DZignine. Powered by Blogger