Ardiente paciencia

/ 31 mar. 2008 /
Mario: ¿Y las otras cartas?
Pablo: Las leeré después.
Mario: ¡Ah! (Pausa)
Pablo: ¿Qué te quedaste pensando?
Mario: En lo que dirán las otras cartas. ¿Serán de amor?

Pablo: Hombre, yo estoy casado. ¡Tú conoces a Matilde!
Mario: Perdón, don pablo.
Pablo: Bueno, toma, aquí tienes para que te compres algo.
Mario. Gracias.
Pablo: Hasta luego.
Mario: Hasta luego.
(Pausa)
Pablo: ¿Qué te pasa?
Mario: ¿Don Pablo?
Pablo: ¿Te quedas ahí parado como poste?
Mario: ¿Clavado como una lanza?
Pablo: no, quieto como una torre de ajedrez.
Mario: Más tranquilo que gato de porcelana?
Pablo: (riendo) te ha dado por las metáforas.
Mario: ¿Don Pablo?
Pablo: Las metáforas, hombre.
Mario: ¿Qué son esas cosas?
Pablo: Modos de decir una cosa, comparándola con otra. ¿Comprendes?
Mario: Déme un ejemplo.
Pablo: Bueno, cuando tú dices que el cielo está llorando…¿Qué es lo que quieres decir?
Mario: ¡Qué fácil! Qué está lloviendo, pues.
Pablo: Bueno, esa es una metáfora.
Mario: ¿Y por qué, si es una cosa tan fácil, se llama tan complicado?
Pablo: Porque los nombres no tienen nada que ver con la simplicidad o dificultad de las
cosas.
Según tu teoría, una cosa chica que vuela no debiera tener un nombre tan grande como
“mariposa”. Piensa que “elefante” tiene la misma cantidad de letras que “mariposa” y
que es mucho más grande y no vuela (Pausa)
¿Qué te quedaste pensando?
Mario: Que me gustaría ser poeta.
Pablo: Hombre, en chile todos son poetas. Es más original que sigas siendo cartero.

Antonio Skármeta

1 Comentarios:

{ Lalo } on: 31 de marzo de 2008, 23:03 dijo...

ven y dime todas esas cosas

 
Copyright © 2010 acercame, All rights reserved
Design by DZignine. Powered by Blogger